Edición 51

Editorial 

El turismo de naturaleza, antiguamente denominado alternativo, en los últimos 10 años ha tenido mayor demanda, lo que ha detonado importantes acciones como la estandarización en la calidad de los servicios de las empresas y guías que ofrecen esta forma diferente de hacer turismo y estudios que pretenden conocer el impacto económico y ecológico en los lugares donde se practica y directamente en la población que se pretende beneficiar.

Proyectos privados, de gobierno, comunitarios, ejidales y de los guías que trabajan como empresa, están siendo detonados en muchas partes del país. Todo esto muestra la necesidad de este tipo de servicios y la importancia que tiene este sector turístico para el desarrollo económico de nuestro país y como promotor para la conservación de las áreas naturales.

Ante este panorama, es necesario contar con más lugares de intercambio y de negociación. Hace 10 años vimos con agrado cuando se presentó por primera vez la Expo Aventura y Ecoturismo, lo que motivó que se le diera mayor interés y mejor proyección a estas actividades en otros foros como el tradicional Tianguis Turístico de Acapulco, que desde hace 33 años se organiza en México. Estos espacios son indispensables para el crecimiento del sector, pues en ellos los expositores enriquecen su experiencia operativa, de comercialización de sus productos y de profesionalización en sus servicios, y el público asistente obtiene una mejor oferta de esparcimiento.
Estos tianguis y foros diversos que permiten el desarrollo de las empresas, los guías especializados y el sector turístico se verán enriquecidos con la Expo Turismo de Aventura y Naturaleza, que se llevará a cabo en febrero del 2009 en el Centro Banamex de la ciudad de México.

En el sector del turismo de naturaleza, como toda actividad lucrativa, la promoción y la comercialización también está viciada, ya que muchas empresas del ramo utilizan trampas de mercadotecnia e información amañada para ofrecer servicios que son de mala calidad y pueden poner en riesgo la seguridad de las personas. Es imperativo la capacitación especializada de los ofertantes, para evitar la improvización cotidiana y la elaboración de proyectos deficientes: revertir esta situación permitirá fortalecer este sector.

Mientras se acerca la fecha para la Expo, las expectativas crecen en torno a ella; esperamos que los resultados de esta feria turística que se montará el próximo año para las empresas y guías especializados, proveedores e instituciones coordinadoras o reguladoras de desarrollo, sean positivos y de amplio alcance, logrando satisfacer las necesidades que el turismo de aventura y ecoturismo requiere.

Los ojos están puestos en la Expo Turismo de Aventura y Naturaleza 2009: no te la pierdas.

Carlos González