Edición 60

Editorial

El 7 de octubre, en la ceremonia de clausura de la Cumbre Mundial de Viajes de Aventura 2010 (ATWS) en Aviemore, Escocia, ante 600 delegados en representación de más de 50 países, directivos de la ATTA (Asociación Internacional de Turismo de Aventura) y autoridades mexicanas de turismo se informó que, al cumplir con todos los requisitos descritos en el proceso de licitación, Chiapas será la sede 2011, en San Cristobal de las Casas del 17 al 20 de octubre.

En un comunicado de prensa emitido el 12 de octubre la Secretaría de Turismo confirmó la noticia e informó que la propuesta fue integrada por la Secretaría de Turismo, el Consejo de Promoción Turística de México y el gobierno del estado de Chiapas para concursar y que la enviaron a mediados de este año.
De acuerdo con datos de Sector, esta industria genera en el mundo más de 289 mil millones de dólares anuales. También considera que el que se lleve a cabo la cumbre en nuestro país representa una gran oportunidad para posicionar a México como un destino de naturaleza y aventura. Esta cumbre también beneficiará a las comunidades rurales e indígenas del sureste del país. Además informó que este año invertirá más de 135 millones de pesos en proyectos específicos de naturaleza con atributos sustentables que atiendan las expectativas de este mercado.

La ATTA es una de las organizaciones más importantes que trabaja, promueve y convoca a los actores más importantes en la industria de los viajes de aventura, por ello, la realización del próximo congreso en México atraerá una serie de beneficios y compromisos para colocar a nuestro país, y particularmente a Chiapas, como uno de los destinos más importantes para esta industria a nivel internacional.

A los congresos de la ATTA asisten operadores turísticos, agencias de viajes, periodistas especializados; se desarrollan encuentros de compraventa entre los asistentes. Lo más sobresaliente de la industria se reúne para comprar, promover y vender sus productos turísticos de aventura. Previo a estas reuniones, se realizan viajes para conocer los productos locales, a los que asisten algunos congres
istas y en el segundo día después de la inauguración del congreso se realiza un viaje en el que los asistentes practican diferentes actividades.

Estos viajes resultan de vital importancia, pues a través de ellos se conoce y evalúa la calidad de los servicios y sabemos que una buena impresión es determinante para que el intercambio de experiencias a través de estos viajes sea positivo para cada uno de los destinos que participen.

Sólo esperamos que la temporada de huracanes, que en los últimos años han sido devastadores en esta región de nuestro país, no ponga en riesgo este encuentro de turismo de aventura tan relevante para todos.

Carlos González