Edición 64.

Editorial.

Constantemente y a lo largo de estos diez y siete años que tiene de publicarse Aventura Vertical, hemos insistido sobre la importancia del uso apropiado de los términos para las actividades al aire libre, de la utilización adecuada del castellano ante el uso indiscriminado del idioma inglés, de lo fundamental que es la capacitación para las empresas y los guías que conducen grupos para realizar actividades deportivas, recreativas, turísticas o culturales. Sin duda, existen esfuerzos individuales, de grupo, de asociaciones e instituciones para lograr la profesionalización de los guías especializados, sin embargo, éstos no son suficientes. Por un lado, pareciera que para algunas entidades sólo es importante incrementar el número de asociados y, por ello, han dejado de lado la preparación de sus agremiados, quienes muchas veces no cumplen con los aspectos técnicos en el desempeño de su trabajo (como remar, fijar una cuerda, usar el equipo certificado, etcétera); y en muy pocos casos consideran e inclusive ignoran la prevención de accidentes y no se diga la capacitación del uso de técnicas de primeros auxilios.

Por otro, una de las grandes deficiencias que se ha detectado en quienes promueven actividades de turismo en naturaleza es la falta de orientación y concientización en aspectos de desarrollo humano: ética, cordialidad y manejo de grupos, primordialmente. Es decir, carecen de una capacitación integral que incida en la seguridad física y emocional de los visitante o clientes que confían en ellos.
Desafortunadamente, muchos seudo guías se hacen llamar profesionales, y son avalados y solapados por sus mismos compañeros.
Para estas personas, ser profesional es sólo cobrar por sus servicios, y piensan que por tener algunos cursos de capacitación es suficiente. Esto es un error que ha provocado muchos accidentes.

Estos hechos repercuten de forma negativa en el desarrollo de las diversas actividades de recreación, ecoturismo y aventura; por tal motivo, la capacitación técnica de los guías debe ser impecable.
Las empresas e instituciones que los avalen y contraten deben asegurarse de sus conocimientos y ponerlos a prueba para garantizar un excelente desempeño profesional, tanto a nivel técnico como personal.
Aventura Vertical seguirá insistiendo en que la capacitación especializada en turismo de aventura y deportes al aire libre se promueva en instituciones gubernamentales, empresas y asociaciones correspondientes, y de que estas actividades sean desarrolladas de la mejor forma y con el mayor profesionalismo de los guías, quienes deberán validar verdaderamente un servicio honesto, seguro, cordial y profesional.

Finalmente queremos agradecerle el que estamos cumpliendo un año más.
Muchas gracias a todos ustedes por este decimoséptimo aniversario.

Carlos González