Texto y fotografía Aventura Vertical
Ilustraciones Fernando Lozano


Salir de campamento al campo y realizar un paseo disfrutando del paisaje, escuchando los sonidos naturales y del aire limpio, abre el apetito y la comida siempre sabe más deliciosa. No importa tanto la comida, con hambre, todo sabe bien. Claro, existe una gran diferencia entre una carne asada con tortillas, una buena salsa y unas quesadillas, que una ensalada de atún con pan de bolsa (y que siempre queda aplastado). De acuerdo con el lugar, presupuesto, gustos y medio de transporte es importante elegir según nuestros gustos qué llevar para comer. Además, tratemos de calcular bien las raciones, si vamos de campamento y llevamos de más se echará a perder o, en el mejor de los casos, tendremos que regresar con ella a casa, siempre y cuando no sean productos perecederos.

No sólo debemos pensar en la comida, también en dónde depositaremos los desechos.

Si en la zona de campamento no cuentan con este servicio, entonces tendremos que cargar con ellos, para lo que debemos llevar suficientes bolsas de plástico resistente para guardarlos en la mochila o en el carro, y al llegar a la ciudad depositarlos en el lugar adecuado. Algunas personas prefieren enterrarlos, pero siempre habrá algún animal que

escarbará y con el viento la basura se esparcirá por todos lados: no es una buena solución.


Uno de los inconvenientes de comer fuera de casa, en campamento, es lavar los trastes. La verdad, a nadie le gusta semejante labor, sin embargo, es inevitable y una forma de hacerlo más sencillo, es limpiarlos inmediatamente después de terminar de usarlos. De esa forma se limpian con facilidad y quedan listos para la siguiente comida.

 

Los trastos de cocina
Existen en el mercado juegos de sartenes, ollas, cucharas y cuchillos de metal y plástico para excursionar; al adquirir alguno de ellos piensa en sus pros y contras. Los de plástico se pueden romper, quemar y con el tiempo se rayan mucho y se van manchando. Los de metal difícilmente se destruyen, además se puede cocinar y comer en ellos. También considera la forma en que los vas a transportar; por lo general, se reparte cada uno de los trastos grandes entre el grupo y cada quien lleva los de uso personal (plato, vaso, cuchara y tenedor o un tazón multiusos).

Llevar una estufilla al campamento es indispensable pues se cocina mejor, más rápido y limpio, además al no consumir leña combatimos la tala irracional y destrucción de los bosques. Para seleccionar la estufa que mejor te acomode, piensa en las condiciones en las que generalmente la llevarás y cómo la usarás. En caminatas largas, preferirás el modelo más ligero. El tipo de combustible también puede marcar la diferencia: las de gas (propano, butano y su combinación) y gasolina especial son las mejores, pero las de gasolina especial son más eficientes en relación al costo y rendimiento. Las de gas son más fáciles de operar, pero son costosas y generan una cantidad inmensa de cartuchos vacíos. Además, la gasolina es más fácil de conseguir. Piensa la forma en que la vas a cargar, si tienes que llevar un bote hermético para la gasolina o varios cartuchos de gas.

Antes de decidirte, consulta los manuales del producto y no olvides entender todas las medidas de seguridad y si te decides por las de gas, por favor no dejes los cartuchos vacíos en el campo.

Con relación a la comida te diré que puedes comer lo que quieras, siempre y cuando estés acostumbrado a ello. Aunque podrías considerar dos opciones: comida ligera y fácil de preparar o ya preparada, como la ensalada de atún o algún guiso que sólo necesitarás recalentar al momento de la comida o cena. Pero si quieres cocinar y preparar algún platillo, tendrás que cargar con todos los ingredientes: verduras frescas, carne, aceite, sal, condimentos, etcétera, y todos los utensilios que se requieren en una cocina. Aunque esto requiere mucho trabajo, es más delicioso y realmente vale la pena. Si tienes alguna dieta especial, por ejemplo, de tipo vegetariano, sabrás perfectamente qué llevar.

El ruido, como sabemos, también contamina y la música a todo volumen perturba la tranquilidad del bosque y la de sus habitantes. Si no puedes estar un día sin tu música favorita bájale al volumen o mejor aún usa audífonos. Recuerda que existen otras personas como tú que desean disfrutar de la tranquilidad del bosque, pero sin música ruidosa, ¿por qué no hacer la prueba?.

Te recomiendo llevar binoculares; si andas por alguna zona de escalada, podrás ver a los escaladores o el paisaje más cerca y tal vez algunos animalillos silvestres como aves, ardillas, cuervos, lagartijas y otros más. Y si quieres llevarte un recuerdo, olvídate de las plantitas o algún animalito, mejor lleva tu cámara y toma fotografías de los mejores momentos que tengas.

 

En este lugar puedes campar cerca de la ciudad de México:
Dónde acampar