Texto y fotografía: Aventura Vertical.

Al sureste de México, muy apartado del resto del país, en límite con la frontera de la república de Guatemala, se encuentra el Parque Nacional Lagunas de Montebello, más de 50 cuerpos de agua circundados por lomeríos y cerros que en promedio alcanzan una altitud de 1500 metros. Los lagos se distinguen por la claridad y el color azul turquesa de sus aguas. Con el propósito de conservar el área y generar mayor economía a través de un centro turístico, el 16 de diciembre de 1956 fue declarado Parque Nacional, con una extensión de 6 022 ha, y el 27 de noviembre de 2003 como sitio Ramsar.

Partimos de Tuxtla Gutiérrez y tomamos la carretera 190D rumbo al sureste, pasando por San Cristobal de las Casas y Comitán. En La Trinitaria tomamos la 307 y a 45 km finalmente llegamos a la comunidad de Tziscao. Poco antes de llegar, una densa neblina cubre casi en su totalidad el paisaje, filtrándose entre el denso bosque; la húmeda en el ambiente nos indica que las lluvias han sido constantes: esperamos que por la mañana se despeje un poco para poder apreciar el paisaje de los lagos.

El bosque del parque es de tipo templado, entre sus árboles se encuentran las coníferas, con ejemplares que alcanzan más de 30 m de altura. El pino, encino y liquidámbar son los más abundantes. El bosque también es rico en orquídeas, de las que se localizan más de 35 especies, y en hongos con 56 especies de los cuales 12 son comestibles. Además alberga 4% de mariposas, anfibios, reptiles, aves y mamíferos del país.

El parque también cuenta con especies endémicas como el ratón chiapaneco, el leoncillo y el tigrillo, varias especies de aves y de lagartijas.

En su origen estuvo habitada por tojolabales. Los chujes, de origen guatemalteco del poblado San Mateo Ixtatan, entraron a territorio mexicano formando más tarde la colonia Tziscao en 1874.

El centro ecoturístico cuenta con instalaciones para recibir a los visitantes, cómodas cabañas, restaurante con comida típica y algunos recorridos por la zona entre los que se encuentra la visita a la frontera con Guatemala, venta de artesanía propia del lugar, así como recorridos en bicicleta y en kayac.

El lugar se encuentra rodeado por bosque y agua. La comunidad de Tziscao cuenta con un pequeño museo, en el que se puede saber de los primeros pobladores del lugar, su historia y antiguas costumbres.

A 7 km del centro ecoturístico de Tziscao se encuentra Cinco Lagos, y a unos cuantos pasos de la carretera, subiendo unos escalones de concreto, se ubica uno de los principales miradores que permite apreciar una de las vistas más famosas de este parque nacional.

A los lados de la escalara se pueden degustar antojitos de la región como las deliciosas chinculguajes, gorditas de maíz rellenas de frijoles, que se acompañan con queso de la región. También se ofrecen paseos en balsa de troncos de corcho para un mejor contacto con este extraordinario lugar.

En el lago Pojoj también se realizan inigualables paseos en balsa. En ellos se puede visitar la isla de las orquídeas, un islote que está acondicionado como pequeño vivero con una gran variedad de orquídeas de la región. La vista desde este lugar del lago es magnífica.

El Parque Nacional Lagos de Montebello colinda al noreste con la zona arqueológica de Chinkultic. El sitio cuenta con una construcción elevada, El Mirador, desde el cual se puede apreciar toda la planicie hacia el sur y el lago Chinkultic. La zona tiene una plaza principal y un juego de pelota, entre otras destacadas construcciones. Se cree que el apogeo de la zona se dio hace unos 1 400 años.

Para llegar a la zona arqueológica se utiliza la misma ruta que para el Parque Nacional Lagos de Montebello, sólo que después de pasar por la Trinitaria, se continúa hasta la colonia Miguel Hidalgo donde está la desviación y a 1 700 m se encuentra la entrada a la zona arqueológica.

www.ocvchiapas.com
www.turismochiapas.gob.mx
Tel. 01 800 2803500
www.ecotziscao.com
ecotziscaochiapas@hotmail.com
Tel. 0050257802775
Centro Ecoturistico Chinkultic
Tel. 01 99 269 90904